Archive | Autores Colombianos RSS feed for this section

Nuevos Autores: La ciudad de noche

1 Dic

Manuel Felipe Castro Ochoa,nacido en el año de 1991 originario de Bogotá, Colombia  nos envía este relato plagado de sensualidad y melancolía, que nos describe con una muy fina pluma la noche de dos amantes  en la cuidad  presos del final  y el deseo.

Pueden seguirlo en Twitter como @manuel_c8a

La ciudad de noche

Entra, abre los ojos y apaga las velas. ¿Lo puedes sentir?  Son las exhalaciones exhaustas de placer que el viento ha traído a tu piel, emanadas por los amantes del mundo, quienes como tu y yo han sofocado a su prudencia y explotando de pasión han marcado la brisa que te rodea. La ciudad parece nunca descansar, pero en el roce con el cielo se le ha concedido un deseo, el silencio de la privacidad.

Todo se torna un poco simple, lento, suave. Todo se torna inmaterial, sublime, incluso irreal.  Todo se torna y desfigura, parece y desaparece, avanza y se detiene, todo es perfecto y maldito a la vez.  Y el horizonte tapizado de luciérnagas palpitantes se enfrenta a la diosa de la noche, ostentosa y elegante, quien  pareciera esconderse tras su escudo nebuloso y ser único testigo de un amor más que asombroso.

Las palabras no me llegan pero las caricias de tus ojos dentro de mí simplemente me bloquean. El brillo de la ciudad que nos rodea cómplice de tu mirada, se posa en tus pupilas y las prende en llamas, la intensidad de tu pensamiento se materializa y por fin entiendo lo que estoy viviendo. Estas  en frente de mí y estas dentro. Eres todo para mí y solo un momento.  Te quiero un poco más de lo que te odio, te deseo con obsesión, pero me repugnan tus actitudes. Sencillamente ya no eres lo que eres, has cambiado, has posado, me has mentido o por fin te has destapado. Desnuda tu alma, no queda más que arrancarte la ropa y amarnos hasta que se pronuncie el alba, pero la conspiración del destino, rey en la dimensión del acontecimiento, somete a su peón el tiempo y nos vemos sujetos a cruzar la puerta de regreso.

El silencio es absoluto, todo se ha dicho sin pronunciar  palabra, me trago algunas de ellas, seria hipócrita pensar que estas expresaran más que lo que nuestras miradas reflejan. Te tomo de la mano y entiendo que pese a que nos separemos nunca te dejo ir, nunca me dejas partir, somos uno cuando estamos juntos y medio cuando nos separamos. Eres el complemento a mi existir, a mi momento, ¿Pasajero, quien sabe? Pero cierto.  Caminas a mi lado y entiendo lo que es la plenitud, aquella sensación donde el presente es la sucursal del cielo, donde la felicidad es aire, agua y alimento.

Doy una ultima mirada alrededor, los vestigios de nuestro encuentro esparcidos sobre el suelo narran la velada, en la que finalmente vimos la ciudad de noche.

No olviden mandar sus textos al correo vale_sita5@hotmail.com, con su nombre, su lugar de  origen, fecha de nacimiento y gustos literarios.

A %d blogueros les gusta esto: